Favoritos

Para ver la sección de favoritos debe iniciar sesión.

Nueva ruta

Para crear una ruta debe iniciar sesión

Moguer - Cabezudos (El camino de Moguer I)

datos
Inicio:
Moguer (Plaza de Ntra. Señora de Montemayor)
Fin:
Cabezudos (junto al poblado abandonado)
Distancia:
26,9 km
Tiempo (estimado a pie):
5 h. 30m.
Tipo de firme:
Pistas de tierra y carril de arena
DIFICULTAD
Severidad del medio natural:
1
Dificultad de orientarse en el itinerario:
1
Dificultad en el desplazamiento:
2
Esfuerzo:
3
Accesibilidad:
Cómo llegar:
A través de la ruta 1 Huelva-Moguer, o desde la ruta 3: Cabezudos-Moguer.
A Moguer se accede por la A-494 desde la A-49 en dirección Sevilla, o Huelva. También se accede en bus desde Huelva (Consorcio de Transportes), o desde Sevilla (Damas). 
Recomendaciones/Buenas prácticas:
Deposite la basura en contenedoresManténgase en los caminosPrecaución, carretera próximaNo se permite la captura de animalesNo se permite la recolección de plantasNo se permite encender fuegoNo se permite la acampada libreNo se permite circular en vehículo motorizados
Otras consideraciones:
Existen tramos de carril de arena, que pueden dificultad el tránsito en btt (se deberá bajar la presión de las ruedas para facilitar el agarre).
descripción

Esta ruta puede realizarse en su totalidad a pie, en BTT, y es especialmente adecuada como ruta ecuestre. A través de este camino nos adentraremos en bosques de pinos que rodean el Parque Nacional de Doñana, realizando buena parte del recorrido a través del camino del Rocío que hace la hermandad de Moguer. Tradición y naturaleza unidas en uno de los espacios  más contados y cantados de Huelva y de Andalucía.

Nuestro camino parte de la localidad de Moguer, dirigiéndonos al polígono industrial de Los Arroyos. Entre sus calles y sus naves observaremos el ajetreo de la actividad agroindustrial, basada en el tratamiento y la exportación de la fresa de Huelva y otros cultivos intensivos de invernadero, y frutales. Grandes flotas de camiones esperan para trasladar este “oro rojo” de Huelva por toda Europa. 

Nuestro camino nos lleva hacia la Ermita de Montemayor, que observamos situada encima de una pequeña elevación. Se tienen noticias de este templo desde al menos el siglo XIV, y en su interior se venera a Nuestra Señora de Montemayor, una de las imágenes que mayor devoción despierta en toda la provincia onubense. El segundo domingo de mayo se celebra su romería, conocida por los chozos que los romeros construyen con ramas y donde pasan varias noches. Todo ello en un amplio y sombreado pinar junto a la propia ermita.

Dejamos atrás Montemayor y nuestros pasos nos llevan ahora por la vereda Camino del Loro, durante un trayecto de casi 6 kilómetros. Frecuentemente tendremos a nuestra derecha amplios pinares de pino piñonero, y a la derecha campos de frutales e invernaderos. En estas instalaciones se afanan en la tarea decenas de trabajadores del campo, hombres y mujeres, de procedencias tan diversas como Marruecos, Senegal, Europa del Este...

Más tarde, nuestra ruta transcurrirá durante unos 5 kilómetros por la carretera que une Moguer con Mazagón, que no está demasiado transitada y además cuenta con arcén. En la indicación establecida, saldremos de la carretera y nos adentraremos ya en las arenas del camino del Rocío. Se trata de la típica “raya” de arena, de gran anchura, bordeada de pinos y matorral, por la que llegado el mes de mayo transcurre la hermandad Moguer, la cuarta en antigüedad de las que peregrinan cada año, ya que data del siglo XVII. No es difícil imaginar el trasiego que estas arenas conocen a la ida y al regreso de la romería rociera, ya que por ellas no sólo transcurre la hermandad de Moguer, sino muchas otras de la zona, como la de Punta Umbría, Gibraleón, Emigrantes, Palos, Ayamonte, Isla Cristina, San Juan del Puerto...  

Platero - le dije - vamos a esperar las Carretas. Traen el rumor del lejano bosque de Doñana, el misterio del pinar de las Animas, la frescura de las Madres y de los dos Fresnos, el olor de la Rocina...

                                                                                           Juan Ramón Jiménez. Platero y Yo.

Si nuestra ruta transcurre por el camino de Moguer fuera de los días señalados de la romería rociera, gozaremos del silencio y la quietud de estos parajes. Dependiendo de la época del año, podremos visualizar diferentes especies de aves, como Abejarucos, Abubillas, Milanos,... También observaremos sobre las arenas multitud de huellas, correspondientes tal vez a jabalíes, meloncillos, o incluso linces, que habrán merodeado por aquí en las horas crepusculares o nocturnas.

Unos kilómetros después, el camino atraviesa el vado del arroyo Don Gil, que confluirá algo más adelante con el que será el arroyo de la Rocina. Conforma un frondoso y sombrío bosque de galería, un verdadero umbráculo repleto de vida, donde se combinan eucaliptos, pinos, sauces, palmitos, helechos, zarzas,... Estos caños provistos de abundante vegetación son conocidos aquí como “algaidas”.

Ya queda poco para que lleguemos a nuestro destino, el antiguo poblado forestal de Cabezudos, cuyos últimos habitantes lo abandonaron en los años 90. Cabezudos, junto con Bodegones o el Abalario, forman parte de un conjunto de poblados forestales que durante los años cuarenta y cincuenta estuvieron destinados a albergar a los trabajadores encargados de la repoblación forestal de estos territorios. Cabezudos contaba con escuela, tienda, cantina,...

Hitos de interés:
•    Moguer (centro histórico, Parroquia de Ntra. Sra. de la Granada, Convento de Santa Clara, casa natal de Juan Ramón Jiménez, casa museo de Zenobia y Juan Ramón…)
•    Ermita de Montemayor
•    Invernaderos.
•    Vereda Camino del Loro
•    Camino de Moguer al Rocío
•    Poblado forestal de Cabezudos (abandonado)

galería
localización